San Juan de la Cruz

San Juan de la Cruz
San Juan de la Cruz

Durante el siglo XVI, Juan de Yepes o Juan de la Cruz también ejerció otra gran influencia en desarrollo de la Orden.

En 1563, se une a los frailes Carmelitas de Medina del Campo, España, y luego de completar sus estudios, en Salamanca, como de haberse ordenado sacerdote, Juan de la Cruz, junto a otros miembros de su convento, decide atender a las monjas de la orden reformada de Teresa de Ávila en Durelo.

Estos frailes, además de vestir un hábito áspero de lana y sin teñir, tenían la particularidad de no usar zapatos. Como director espiritual y escritor, Juan de la Cruz se ganó una reputación de profunda santidad como de saber dirigir a las personas en las experiencias místicas de la oración.